Edad recomendada para comenzar a utilizar zapatos

Edad recomendada para comenzar a utilizar zapatos

En la actualidad, es común ver que se realiza la colocación de calzado en bebés incluso antes de dar sus primeros pasos, pensando en que será determinante para su desarrollo o simplemente con fines de cosméticos; pero lo que poco se sabe es que el uso de un zapato con malas características podría afectar negativamente el desarrollo del pie, ocasionando patologías en la etapa de la infancia, adolescencia o adulta, porque el uso de calzado en bebés no significa que desarrollará o dará forma al pie durante su crecimiento.

Desde tiempos remotos en la historia, el zapato se ha considerado necesario e imprescindible en nuestro marco sociocultural, logrando evolucionar y alcanzar diversos diseños y tipos de zapatos para cualquier edad, incluso en bebés lo que nos lleva a pensar si es necesario realizar la colocación de zapatos en este último. En un recién nacido el pie está formado por una estructura de casi en su totalidad cartílagos y no es hasta los 18 o 19 años cuando se consolida en su totalidad. 

cuando-se-debe-poner-zapatos-aun-niño
Edad recomendada para que un niño use zapatos.

Los pies de un recién nacido están constituidos en gran parte por tejido blando. La osificación de los esbozos condrales inicia en el periodo embrionario tardío y una parte considerable continúa post natalmente. El proceso inicia en la falange distal del primer dedo, seguido por el metatarso, falanges distales de los dedos más pequeños, falanges proximales y termina en las falanges medias. La osificación del antepié se completa entre el tercer y quinto mes prenatales y, por esta razón, antes de la parte posterior del pie. 

Al momento del nacimiento la osificación de estos huesos está en la mayoría de los casos terminada. La completa osificación del pie ocurre en los primeros diez años de vida. Los centros de osificación en el hueso navicular emergen alrededor de los tres años de edad con una gran variabilidad. La osificación de los centros apofisiarios y epifisiarios también ocurre al final de la primera década. 

Se termina con la osificación de la placa epifisiaria al final del crecimiento entre los 15 y 21 años de edad, en la etapa juvenil.

El pie humano lo han descrito como una maravilla de la ingeniería, al estar formado por una intrincada composición anatómica de 26 huesos, 33 articulaciones, 107 ligamentos, 19 músculos y tendones, que sostienen y coordinan  los huesos en el lugar adecuado, y hacen posible una gran variedad de movimientos. Además, cada pie tiene cerca de 125.000 glándulas sudoríparas, una red de vasos sanguíneos, nervios,  y una capa de tejido graso que ayudan  en la absorción de los choques y presiones al desarrollar el ciclo de la marcha. Esto al llegar a la etapa de adolescencia o la etapa adulta.

¿Cuál es la edad recomendada para comenzar a utilizar zapatos?

Lo ideal es que en el caso de los bebés que aún no comienzan a gatear no utilicen zapatos, si es preciso para protegerlos del frío se pueden usar calcetines “no apretados”. 

“Hay bebés que comienzan a gatear dentro de los 8 o 9 meses, otros quizá alrededor de un año o incluso hay unos que empiezan a los 6 meses, mientras que hay otros que aprenden a caminar sin haber gateado jamás; esto depende, por lo general, de la estimulación que reciba de su entorno” (Uriarte, 2012). 

En el caso de los niños y niñas que comienzan a gatear, sí es recomendable un uso de calzado que sirva como una barrera de protección, en este caso su calzado debe ser flexible, con suela blanda y elástica, con un grosor no mayor de 3mm contando con protección en la zona de la punta de los dedos del pie como en el talón. 

Cuando el niño comienza a andar, debe usar zapatos de materiales transpirables y

pieles flexibles, con cierres de cordones, velcro o hebillas que sujeten pero no presionen. 

Tipos de calzado infantil de acuerdo al crecimiento y desarrollo infantil

  • Calzado para preandantes (6-18 meses, etapa del desarrollo gateo)

Su función es de protección al frío o de las superficies. Cabe mencionar que hay posibilidad de que el niño o niña realice el gateo sin calzado, siempre y cuando exista  un espacio seguro, esto sin duda ayudará en el desarrollo psicomotor normal y el fortalecimiento del pie

Pero si desea optar por el uso de calzado, se recomienda lo siguiente:

  1. La puntera debe ser redonda o cuadrada vista desde arriba, y redondeada por el lateral.
  2. El material de corte debe ser muy flexible.
  3. Se recomienda un cierre de tipo acordonado con un solo lazo o velcro
  4. El abrochamiento debe ser alto sobre el empeine con una lengüeta de piel suave. 
  5. Se recomienda un calzado blando y flexible, con ajuste suave para mantener el talón dentro del calzado. 
  6. La suela debe ser plana (no más de 3 mm). No debe ser muy blanda pero sí muy flexible en la zona de los dedos y con características moderadas de fricción. En caso de tener tacón, la altura máxima debe estar entre 3 y 5 mm.
  7. El forro debe presentar cierto agarre para evitar deslizamientos del pie y el calzado. El interior debe ser suave y blando, sin costuras internas
edad-recomendada-para-usar-zapatos
Edad recomendada para usar zapatos.
  • Calzado para principiantes (1.5-3 años, etapa de adquisición de la marcha)

En esta etapa la niña o niño comienza a dar sus primeros pasos. Al principio tiene una marcha irregular con problemas para mantener el equilibrio. Por lo anterior se recomienda calzado con las siguientes características:

  • La holgura interior en el largo debe ser de unos 10 mm.
  • La puntera debe ser redonda o cuadrada, vista desde arriba, y redondeada por el lateral. Debe ser cerrada con un refuerzo de cierta rigidez para protección de los dedos.
  • El material de corte debe proporcionar flexibilidad, protección contra el frío y permitir la transpiración.
  • El abrochamiento debe ser alto sobre el empeine con una lengüeta de piel suave. Se recomienda un cierre de fácil manejo tipo velcro. 
  • La suela debe ser flexible. Debe tener un espesor continuo entre 5 y 10 mm y ser de un material no demasiado duro, con propiedades de amortiguación. La altura máxima del tacón ha de ser entre 5 y 10 mm. Materiales como la goma y el poliuretano pueden aportar las características adecuadas. 
  • Se aconseja la inclusión de un contrafuerte firme sin llegar a ser totalmente rígido. 
etapa-preandante
Etapa preandante

En la clínica de evaluación del pie en Puebla contamos con la experiencia de profesionales en la evaluación de la marcha, diseño y confección de plantillas ortopédicas a la medida u ortesis. Si deseas obtener mayor información agenda tu consulta de evaluación aquí.

Conoce mayor información acerca de:

Anatomía del pie humano 

Principales alteraciones en los pies de los niños 

Dando clic en los links o ingresa a nuestra página www.mediprax.mx en la sección de temas de interés.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Grupo de Facebook: Amputados Unidos  

Facebook: Mediprax México

Instagram:@medipraxmx

YouTube: Mediprax México

Email: hola@mediprax.mx

 

Referencias

Reyes , C. A. (2018). Calzado en la edad pediátrica. Obtenido de Revista Scielo.org.mx: http://www.scielo.org.mx/pdf/apm/v39n2/2395-8235-apm-39-02-202.pdf

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.