Importancia de la circulación en los pies

El pie es un sistema vascular protegido que recibe su irrigación arterial a partir de dos orígenes: 

La arteria tibial anterior (que se encarga de la vascularización del territorio dorsal a través de la arteria dorsal del pie), y la arteria tibial posterior (responsable de la vascularización del territorio plantar mediante las 2 arterias plantares medial y lateral). La abundancia y la variedad de la unión entre estas 2 redes explican, por una parte, las numerosas posibilidades de suplencia arterial y por otra, las múltiples configuraciones anatómicas que se observan durante la disección. El sistema venoso se origina una vez que finaliza el sistema arterial.

sistema-vascular-del-pie
Sistema de circulatorio del pie

La circulación venosa del pie es difícil, debido a su posición más declive del cuerpo, por lo que es la que más soporta la ley de la gravedad. Como contrapartida, se beneficia de una bomba natural que actúa con cada paso, gracias a su compresión intermitente, es decir que al caminar los músculos de las piernas ejercen presión sobre las venas para que la sangre y los líquidos de los tejidos retornen al corazón y se vuelva a oxigenar, por esto es muy importante mantenernos activos en el día a día.

La red venosa está formada por 2 sistemas: uno profundo (venas intrafasciales), que drenan el 90% de la sangre venosa y otro superficial (venas extrafasciales). Las exploraciones complementarias mediante ecografía Doppler, pletismografía y medición de presión venosa distal constituyen una aportación moderna indispensable para lograr el conocimiento preciso de la circulación venosa del pie; por esta razón, es fundamental visitar por lo menos una vez al año al angeólogo, para supervisar que el sistema circulatorio de las piernas se encuentre en óptimas condiciones. Si eres diabetico es muy importante estar en control periódicamente, debido a que uno de los factores causales de las amputaciones de las piernas está sumamente relacionado a problemas de pie diabetico y complicaciones en el sistema circulatorio. 

El sistema venoso superficial transcurre en el espesor de la piel y del tejido celular subcutáneo (que incluye al tejido adiposo: grasa), el sistema venoso profundo transcurre entre los músculos y los huesos. Existe, además un sistema linfático: pequeños vasos que arrastran los líquidos que se acumulan en ese tejido superficial. El sistema venoso se origina en una red muy pequeña y microscópica llamada capilar (el 7% del volumen sanguíneo está contenido allí), la velocidad con la que circula a través de la misma es cien veces menor que en la arteria aorta. Esta red capilar va aumentando de tamaño hasta transformarse en el sistema venoso de retorno. La importancia del sector venoso sobre el resto de los componentes circulatorios (arterias) radica no solo en su rol primordial como actor principal en el ordenado retorno de sangre al corazón, sino que funciona como una excelente reserva de volumen sanguíneo.

La sangre debe sobrellevar condiciones muy difíciles para poder subir hacia el corazón, puesto que tiene que luchar contra la fuerza de la gravedad, especialmente cuando el paciente está de pie. Existen determinadas fuerzas encargadas de llevar a cabo el retorno venoso al corazón:


– Suela venosa: Se considera que el hombre marcha sobre una esponja que es comprimida a cada paso; es una red venosa localizada entre la piel de la planta del pie y los huesos del pie que durante la marcha impulsan la sangre hacia el corazón.


– Músculos de la pantorrilla: Su acción se ejerce durante la marcha y actúa comprimiendo las venas profundas situadas dentro de los músculos, dirigiendo la corriente sanguínea hacia el corazón (ayudado por la dirección que le imprimen las válvulas venosas ubicadas en el interior de las venas).


– Contracción del corazón: Este impulso que atraviesa a las arterias se va perdiendo en el camino, pero el remanente de este impulso llega a las arterias más pequeñas y alcanza el capilar venoso.


– Respiración: Durante este acto en la espiración, la sangre es atraída hacia el corazón. A su vez la aurícula derecha en su relajación provoca una fuerza de atracción de la sangre nuevamente hacia el corazón.

El pie, responsable de la bipedestación y del primer contacto del cuerpo humano con el suelo, se comporta como una bomba venosa plantar denominada BIA, que trabaja en conjunto con los músculos de la pantorrilla, el sóleo y gemelos, y se encargan del correcto retorno venoso. La sangre propulsada por el corazón hacia las piernas se enfrentan con muchos inconvenientes, esto porque a mayor alejamiento en zonas distales del cuerpo menor presión venosa existe, que junto a la gravedad favorece al estancamiento en zonas anatómicas próximas al suelo, como son tobillo y pie, ese es uno de los primeros signos para detectar problemas circulatorios en las piernas

inflamación-del-pie
Inflamación del pie

El retorno venoso, está muy favorecido por la dinámica muscular del pie, corazón periférico, la contracción de los músculos de la pantorrilla y la bomba venosa de Bauer, que provocan un verdadero masaje venoso. Al andar, se suma la compresión de las venas plantares que se vacían a cada paso, suela venosa de Lejars como lo muestra la palidez de la piel debajo de la zona plantar de apoyo, con el sistema venoso profundo. Existiendo un verdadero sistema de comunicación entre las venas plantares, que se vacían a cada paso, como lo muestra la palidez de la piel debajo de la zona plantar de apoyo con el sistema venoso profundo, existiendo un verdadero sistema de comunicación entre las venas plantares y las venas dorsales, que facilita el retorno venoso por la red profunda.

El pie puede considerarse como un verdadero corazón periférico. El plexo venoso de Lejars tiene una importancia relativa en el retorno venoso y supone el 20% mientras que la red venosa profunda, verdadera bomba plantar, es la responsable del 80% de dicha fuerza eyectora. Uno de los síndromes más frecuentes es el conocido como Síndrome de la clase turista, que cursa con flebitis en miembros inferiores y se debe principalmente a permanecer sentado durante muchas horas, provocando coágulos debido a la estasis venosa, ya que en reposo la bomba venosa no está activa. Si tus actividades de la vida diaria requieren de pasar mucho tiempo sentado, toma un tiempo de 3 a 45 minutos para salir a caminar.

La bomba venosa plantar se encuentra situada entre los grupos musculares intrínsecos y tendinosos del pie, la cual se auxilia de la contracción de estos durante la marcha a la correcta eyección ascendente.


– Venas plantares medial y lateral son intermusculares y dependen de un aparato motor para una correcta eyección. 


– Sistema venoso de Lejars, ocupa la parte superficial y central, mejorando por las venas óseas y musculares, las perforantes mediales y laterales.


– La gran vena perforante metatarsal recoge la sangre proveniente del sistema o polo de aspiración, situado en zona anterior, compuesto por toda la red muy vascularizada de los dedos.

 

A través del siguiente enlace te explicamos las amputaciones por problemas vasculares.

Así como también los cuidados preventivos en diabéticos para evitar amputaciones.

 

En Mediprax México somos especialistas en el equipamiento de pacientes con amputación de miembro inferior o superior. Recuerda que cada paciente es distinto, por lo tanto, es importante realizar una evaluación con el fin de brindar la prótesis que brinde un cambio de vida real y funcional de acuerdo a tus características y necesidades.

Si deseas mayor información agenda tu cita aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Grupo de Facebook: Amputados Unidos  

Facebook: Mediprax México

Instagram:@medipraxmx

YouTube: Mediprax México

Email: hola@mediprax.mx

“Creemos en servir para el bien ser, personalizando tu felicidad con cambios de vida extraordinarios”. Mediprax…

 

Referencias

Duraes, M., Captier, G., & Bonnel, F. (2022). Vascularización arterial y venosa del pie. Elsevier, 12–21. https://doi.org/10.1016/S1762-827X(21)45963-8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.